de diciembre 2010  
       
   

Documentos Históricos de Corte Presentados a la Corte de Comisionados Ayudan Crean Una Fotografía de la Historia del Condado de Harris

(From left: Commissioner Steve Radack, County Judge Ed Emmett, Commissioner
Sylvia R. Garcia, Judge Tom Sullivan, County Archivist Sarah Jackson,
Commissioner El Franco Lee, and Commissioner Jerry Eversole)

Cuando el Juez de la Corte de Ley del Condado Tom Sullivan entro en funciones en 1980, el encontró un pequeño juego de casi 500 documentos judiciales muy antiguos en una caja en su sala de justicia. Nadie sabía porque estaban allí o estaban preocupados por los documentos, así que, él tomo cuidado personal y los retuvo hasta el octubre de 2010 cuando los presentó formalmente al Juez Emmett y la Corte de Comisionados.

Juez Emmett le pedio al departamento de Archivos del Condado (“County Archives”) a preservar y hacerlos disponibles a los ciudadanos del Condado de Harris – los dueños verdaderos. Los archivistas del condado se alegraron y fueron sorprendidos por lo que encontraron. Inicialmente, creyendo que todos eran de la Corte del Condado, fueron agradados a encontrar una muestra razonable de casos de Cortes de Justicia y Distrito, e incluso una petición dirigido al Justicia Principal de la Republica de Texas de la Corte Suprema Thomas J. Rusk.

Mientras que la mayoría de los documentos de casos son de la Republica de Texas (especialmente 1838), hay varios de los 1850s y una pequeña muestra del período de Reconstrucción (“Reconstruction”). El proceso de catálogo ya ha llegado a medio punto, ningún documento se ha encontrado con origen de la época Confederado, aunque hay un caso de 1867 que fue resultado de una deuda antes del la Guerra Civil (incluyendo una nota registrando un pago hecho en 1864 como resultado de un deudor confeccionando un par de pantalones y abrigo).

Los archivos son como un rompecabezas faltando muchos de sus pedazos. Una fotografía incompleta del Condado de Harris antiguo es presentada, aunque algunas de las imágenes son claras y dramáticas. Pleitos sobre la perdida y desperdicios de bienes enviados de Nueva Orleans ilustrar eso en 1837 que la población creciente de Houston no podría alimentarse o aún comprar suficiente producto de otras comunidades de Texas y tuvo que importar maíz y otros suministros de los Estados Unidos.

Algunos resultados son especialmente importantes. Alguien tiro los archivos criminales de la Corte del Distrito del Siglo XIX hace mucho tiempo que a todos se les ha olvidado desde entonces cuando o porque sucedió eso. Pero archivistas han descubierto la única causa criminal de la Corte de Distrito sobreviviente: una Acta de Acusación del Jurado de Acusación contra Josiah Pilout por el asalto de Eliza Terry en 1842.

Los documentos también demuestran ejemplos viejos de problemas modernos. Especuladores y pobladores compraron ansiosamente tierra la cual no podrían pagar, así que los acreedores y poseedores subsecuentes de la deuda los arrastraron a la corte para forzar el pago o para incautarse de la propiedad. Así hay varios pagarés que representan las primeras ventas de terrenos y cuadras en las secciones más antiguas en Houston – algún de la propiedad es poseída por el Condado de Harris, incluyendo la tierra tierra entre el Parque Quebedeaux y el edificio viejo del Fiscal del Distrito localizado en las calles de Fannin y Franklin.
Del mismo modo, compradores, especialmente comerciantes fallados, también no podrían pagar para bienes obtenidos con crédito. A causa de hay pocas cuentas mercantiles que enumeran artículos comprados (haz clic aquí.) ) o incautado por el alguacil. De estos inventarios se puede saber que bienes de consumidor fueron disponibles a Tejanos antiguos y a qué precio. Esto incluye una cantidad asombrosa y variedad de licor –una relevación no especialmente importantísimo – pero uno que proporciona datos contemporáneos que es un recuerdo de nuestros primeros ciudadanos. (Haz clic aquí.)

Economistas e historiadores encontrarán ejemplos de la ingeniosidad de ciudadanos durante el periodo de la Reconstrucción (“Reconstruction”) cuando tratado con dinero que habían aprendido a no confiar. En 1867, Adolph Klein prometió pagar una deuda a George Morgan en dólares de plata mexicanos o sus equivalentes en dólares de papel de los Estados Unidos. Y, en el mismo año, Alfred Margoratti, prometió pagar una deuda a Cark Körtge en monedas de oro de los Estados Unidos. Los alegatos demuestran que un dólar de oro tenía el valor de $1.35 en dinero de papel.

Quizás, la serie más grande de documentos reflejan un conflicto entre el Secretario del Distrito Dewitt Clinton Harris y Alguacil John W. Moore. Harris sentó una denuncia y gano una serie de pleitos en la Corte del Condado contra Moore y los valores de Moore. (Había tantos, en realidad, que el impresor imprimió un juego especializado de formularios legales especiales para la ocasión.) No se sabe todavía exactamente lo que estaba pasando, pero esto era una época en que funcionarios de honorarios (“fee officers”) no recibían un salario pero fueron pagados por cada servicio oficial desempeñado. Y cuando un orden judicial fue publicado, el alguacil incautó y vendió propiedad para satis fechar las resoluciones y los gastos del caso. Parece probablemente que por una razón, Moore rehusó los pagos debidos a Harris quien tuvo que sentir una serie de demandas para recaudar su deuda. El orden judicial, demostrado por los archivos), fue recaudado por el sucesor de la oficina de Moore.

Según lo observado arriba, esto da una fotografía incompleta de la sociedad de esta época. Los principales en estos dramas legales son hombres – y hombres blancos de propiedad además. Otros fuentes revelan que la sociedad incluyo muchas mujeres, numerosos personas negras, algunos mexicanos, y Americanos nativos. Aún las mujeres que han aparecido en los documentos examinados hasta ahora son jugadores subalternos con la excepción de Eliza Terry – una víctima. (Haz clic aquí.) El único ciudadano Hispánico ha sido Lorenzo De Zavala (hijo del más famoso Lorenzo De Zavala, primero vicepresidente de la Republica de Texas), quien tradujo durante una declaración para Francis Arnau, quien hablo inglés imperfectamente. Todos los negros de Houston han sido esclavos, como sujeto de una demanda o propiedad incautada para cumplir con un orden judicial. Americanos nativos no han aparecido en absoluto. Sin embargo, cuentas de las menoridades son raramente mencionadas durante esta época, así que estos pedazos de información, aunque insatisfechos, agregan al poco que sabemos.

Durante los últimos años, mucho del orden original se ha perdido. Los documentos se parecían a un nuevo mazo de naipes barajada por un jugador novato. Papeles relacionados a un solo caso pueden estar todos juntos o desparramados por toda la colección. Aun documentos en un sobre pueden o no pueden ser relacionados. Un desafío mayor para los archivistas será organizar los archivos en una manera usable que se parece tan similar que posible a la manera en que fueron archivados originalmente.

Un desafío más grande será la preservación. Mucho de los papeles están en asombrosamente buenas condiciones, siendo fabricados de materiales de alta calidad, en su mayor parte hechos de trapos y cáñamo. Pero algunos de ellos han sido expuestos a daño de agua y insecto y contaminados por acido de otro papel inferior, especialmente sobres que alguien los colocó adentro, probablemente cerca al final del siglo pasado. Hay también evidencia de vandalismo en la forma de esquinas arrancadas donde filatelistas probablemente tomaron estampillas de ingreso de la época pasada de la Guerra Civil. Afortunadamente, protectores de papel pueden estabilizar el daño y reforzar y/o encerrar los documentos más dañados para que puedan ser tocados.

Como el catálogo de la segunda mitad de los documentos continúa, archivistas del condado esperan encontrar más tesoros inesperados. Pero qué esperan en realidad (y Juez Sullivan) es que otros empleados antiguos y funcionarios y sus descendientes aparecen con descubrimientos de documentos adicionales y que los hayan guardados y protegidos que temieron que los perdieran por siempre.

TO THE TOP
El Futuro de Servicios Médicos en el Condado de Harris

Como escrito por Juez del Condado de Harris Ed Emmett para una publicación local de Internet.

La discusión nacional sobre la salud es buen teatro político y sin duda continuar en el futuro previsible. Cualquier resultado de ese debate, sin embargo, oficiales locales tendrán una faena proporcionando servicios médicos a los que no tienen seguro, no tienen seguro suficiente o tienen necesidades especiales.

El Distrito Hospitalario del Condado de Harris (Harris County Hospital District – HCHD) fue creado por la Legislatura de Texas en gran parte como respuesta a los problemas descubiertos en el antiguo hospital de beneficencia Jeff David. Desde ese tiempo, HCHD ha creado una reputación sólido en sus hospitales casas centrales (“flagship”) – Ben Taub y LBJ – y en sus clínicas por todos lados del condado.

Como la población indigente ha crecido en el Condado de Harris, las instalaciones de HCHD han sido estiradas. Y como más y más gente ha perdido acceso a suficiente seguro, las salas de emergencia se han inundado por los pacientes sin otro hogar médico. Debemos tomar medidas para proporcionar más clínicas de la vecindad para que estos pacientes puedan tener un hogar médico verdadero y puedan tener acceso a atención médica preventiva en vez de esperando hasta que una crisis médica los obliga visitar una sala de emergencia.

Recientemente, el distrito hospitalario firmó acuerdos con dos clínicas privadas acreditadas federalmente (FQHCs) en Denver Harbor y Spring Branch. Tal método también retine flexibilidad. La población indigente es transeúnte, mudando de área a área entre el condado. La inversión en ladrillos y argamasar en un lugar estático tiene poco sentido. 

Otro punto con que se enfrenta HCHD es su inhabilidad de controlar su capacidad de pacientes en su sala de emergencia. Ha habido muchas observaciones y discusiones de los extranjeros indocumentados usando las salas de emergencia y salas de maternidad del distrito. Más allá de esa situación es la realidad que los residentes de condados alrededores también vienen a las instalaciones de HCHD. Cuando el distrito fue creado, ni unas, ni otras de estas dinámicas existieron o eran contempladas. Creo que ya es el tiempo para que la Legislatura considere una proposición regional, puesta que las necesidades de servicios médicos indigentes no prestan ninguna atención a las líneas de condado.    

Además de movimientos hacia clínicas de la vecindad y regionalización, hay un reconocimiento de la necesidad a fijar mucho más atención a los asuntos de salud mental, abuso de sustancia y adicción. Muchos que reciben servicios médicos solamente de HCHD y clínicas de la vecindad privadas sufran con estas desgracias. Esto es particularmente verdad entre la población sin hogar. Ésos que sufren de problemas de salud mental y/o adicción son más probables a pasar tiempo en la Cárcel del Condado de Harris. Una nota triste es que ahora la cárcel es la instalación de salud mental más grande en el estado de Texas. Trata con más enfermos mentales que cualquier otra facilidad. Desafortunadamente, ésos con problemas mentales tienen la tendencia a involucrase en la “puerta giratoria” del sistema de justicia criminal. Mientras que en la cárcel y bajo el cuidado de personal médico, los con problemas mentales son estabilizados. Una vez que están puestos en libertad de la cárcel, sin embargo, fracasan y no continúan recibiendo atención médico adecuado, cualquier por negligencia o por gusto. A causa de, el comportamiento o actividad que causo su detención en el primer lugar es con demasiada frecuencia reasumido, llevándolos aún más a otra detención. Así que, la “puerta giratoria.”  La misma situación es frecuentemente descriptiva de presos que tienen problemas de abuso de sustancia o adicción.

Una de las mejores inversiones que podemos hacer es construir una facilidad que servirá como una transición para los presos apropiados del sistema de justicia criminal al sistema de servicios médicos y finalmente regresando a vidas normales. El Condado de Harris, como el condado tercero más populoso en los Estados Unidos, es bienaventurado con numerosos agencias públicas y privadas construidos para ayudar a los con problemas de salud mental, abuso de sustancia o asuntos de adicción. Todos de esas agencias pueden ser mejor coordinados para aumentar su eficaz, pero el mejoramiento más grande que puede ser hecho seria creer un mecanismo entre que ellos en el sistema de justicia criminal son reintegrados en la sociedad por la agencia apropiada o proveedor de servicio.

No hay duda alguna que el costo directo de encarcelando alguien en el sistema de justicia criminal es mucho más costoso que manteniéndolo en un ambiente de servicios médicos apropiado. Por supuesto, los beneficios crecen exponencialmente si esa persona permanece conectado a familia y es un residente productivo, en vez de siendo un desgaste de recursos y un daño potencial a la sociedad.

Pase lo que pase con el debate sobre los servicios médicos en Washington, ahora tenemos que tomar pasos para creer un sistema de salud local y público que mejor servirá la población objetivo – los sin seguro y seguro insuficiente. Tenemos que hacer esto para el futuro a largo plazo de la región de Houston.

Nuestra concentración debe ser en estableciendo casas médicas a través de clínicas de vecindad, proporcionando servicios de prevención, con lo cual reduciendo el peso sobre la salas de emergencia.

La provisión de servicios médicos para los indigente debe ser regionalizado para accederá las necesidades verdaderas de esta área urbana que está creciendo rápidamente.

Muchos de ésos que sufren de problemas de salud mental, de abuso de sustancia o adicciones necesitan ser servidos por el sistema de servicios médicos en vez del sistema de justicia criminal.

Si se toman esos pasos, el público será mejor servido y el contribuyente ahorrara dinero.

TO THE TOP